3/10/2006

IBARRAS... NUNCA MAS

Tras la destitución de Anibla Ibarra, parece evidente que sus méritos centrales de gestión fueron claramente al menos dos: 1-Disponer de un inédito flujo de dinero mensual , via "sobres" redireccionados del mega presupuesto porteño, para modelar la opinión favorable de periodistas y medios radiales, escritos y televisivos combinado con una utilización discrecional de la pauta publicitaria del Gobierno de la Ciudad - por citar sólo un caso reciente, la inexistente "Guardia Urbana", una invención mediática digna de Polka Producciones - o la que aún hoy promediando ya el mes de Marzo subsiste con sagrada furia , publicitando en todos los canales de cable, radiales o de televisión abierta que rocen la formación de opinión, las múltiples actividades artísticas y recreativas del inolvidable Verano porteño 06 con guitarreadas en las plazas, recitales, películas , tanto que como nos entusisma el corto publicitario "vas a querer quedarte en Buenos Aires" (paradojas del lenguaje, Aníbal). 2- Apropiarse de signos y símbolos de la última lucha antidictatorial , cooptando por diversos métodos - subsidios incluídos - a un universo muy amplio de dirigentes y organismos de Derechos Humanos, muchos de ellos genuinamente representativos de la resistencia civil a la dictadura en el pasado ya remoto, cuyo punto de mayor condensación y dramatismo se vivió en lapso que va entre la suspensión y destitución de Ibarra, con solicitadas, actos y marchas variadas cuyos convocantes (además del apoyo explícito o implícito de organizaciones gremiales tradicionales que co-gobiernan la Ciudad Autónoma desde tiempo inmemorial bajo el liderzago de Amadeo Genta y Patricio Datarmini), fueron dirigentes de estos aglomerados humanistas, devenidos en ocacionales dadores de legitimidad "progresista", situación captada muy precisamente en una de sus dimensiones simbólicas más impactantes y postreras por Beatriz Sarlo. En fin, parafraseando al ya insólito Julio César Strassera, señores, este circo NUNCA MAS.

3/08/2006

TODO DEBE SUCEDER

Mariana Márquez tenía razón, era una circunstancia y como tal ha sucedido. Porque como leemos en el título de este blog,"no importa cuantas veces que tires una piedra caiga al piso, la siguiente podría flotar al techo, o no. Entonces uno nunca, jamás, sabe". Hanníbal, Vilma, las cosas pasan... inexorablemente, aunque sus encuestas digan lo contrario. Con respecto a la destitución de Ibarra, hay a mi juicio tres notas de Horacio Verbitsky, absolutamente necesarias para entender lo ocurrido: 1-Polémica con Vilma Ibarra 2-Su merecido 2- Responsabilidad y autismo Salute. Artemio López