4/19/2014

lo que se dice y lo que se calla



Los medios de comunicación son empresas grandes, importantes y poderosas, sino no podrían jugar en las grandes ligas. Para consolidar ese poder, sostenerlo y expandirlo, deben articular con las grandes corporaciones y con los actores políticos .

La articulación con las grandes empresas y con los actores políticos se traduce en la gestión de agendas, corporización de estrategias y blindajes.

Esto no aparece solo en la eficaz difusión de productos, servicios, entrevistas, actos de gestión o mera exhibición de imagen. Este promover agendas, se da mas en la subyacencia de una narrativa tácita, ordenadora y enfocada hacia los objetivos estratégicos y comunicacionales que los medios diseñan.

Esta tremenda influencia que tienen los medios, se sustenta más que en lo que se dice, en lo que no se dice. Los medios no solo instalan “verdades” a fuerza de ubicuidad, consonancia y reiteración, sino que omiten cuestiones importantes que hacen a la esencia y estructura misma de los temas planteados. Con esto desvían, esconden, y de manera indirecta y eficaz, contribuyen a bajar las posibilidades de cualquier evaluación crítica sobre un determinado tema.
Los medios promueven aceptación, colonizando subjetividades a favor de una estrategia determinada.

Los cambios que se instalan como “deseados” o positivos, son solo aquellos que favorecen esa estrategia. Al primer indicio que un cambio perjudique una estrategia, el planteo de ese cambio se bajará de la agenda de ese medio. Los símbolos secundarios de opiniones “independientes” o “progresistas”, o la inclusión de algún personaje disonante, son solo parte del marco que legitima la estrategia de cambio o no cambio desplegada por el medio.

El volumen de información que emiten los medios, con recortes descriptivos de “lo que pasa”, deja al sujeto receptor sentado en el living, en la sala de espera del dentista, en el auto, frente a la tablet o el celular, “informado” y sin la posibilidad analizar, construir, decidir y actuar. 

Lo que vio en el programa está en línea con lo que leyó en el diario a la mañana, con lo que escuchó en la radio en el auto mientras estaba atascado en la Gral Paz, es lo mismo que vio en el zócalo del programa que estaban exhibiendo sin sonido en el restaurante donde almorzó, cierra perfectamente con lo que leyó en las páginas que visita en la oficina cuando hace un break, con las alertas en el celular, con lo que le comentó el amigo, la esposa por teléfono, la secretaria, la suegra que lo llamó preocupada, con lo que escuchó en la radio en el auto al regreso, y ahora que terminó el último programa de la noche, apaga el televisor y queda preocupado, queda informado, ya tiene muchas ideas acerca de cómo mirar, sentir y valorar “lo que pasa”. 

Ya terminó el programa y es hora de acostarse. Buenas noches.

4/18/2014

a casero lo quiero, es notorio?


Recordando al orejas!

despedida a laclau

 
Para quienes quieran y puedan, será este martes 22/4 a las 14 en Biblioteca Nacional. Es abierto a todo público.

reflexiones acerca del mínimo no imponible

Con una estructura salarial que arroja como promedio $4997 mensuales, el reclamo por subir el piso del pago del Mìnimo no imponible hoy fijado en $15.000 mensuales parece ser una inconsistencia. Y lo es.

En esta inconsistencia entre otras, residió el fracaso del último para sectorial que buscaba elevar el piso de MNI , paro sectorial que involucró - dados los gremios convocantes - a apenas el 30% de los trabajadores formales , mayoritariamente los mejor pagos.

Huelga acotada solo visible por la ausencia de transportes generada por la UTA ejerciendo el constitucional derecho de huelga  y  la proliferaciòn de mas de medio centenar de piquetes extorsivos e inconstitucionales generados por la izquierda opositora, que impidieron circular al pueblo trabajador y que deben ser prohibidos o como mìnimo reglamentados, Kunkel "reglamenta" porque a nuestro juicio es un románticón. 

Leemos sobre el MNI en Estructura desequilibrada?

Impuesto a las Ganancias: La discusión debería ser otra



Uno de los temas que más presencia mediática tiene hoy en la Argentina es sin dudas la (no) suba del mínimo no imponible (MNI) del impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría. Un tema que, al igual que el año pasado, parece más impuesto por la oposición en la agenda política que por el oficialismo.


Para poder entender bien qué es lo que se está discutiendo resulta apropiado explicar brevemente cómo funciona este MNI. El impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría se aplica sobre la “ganancia neta” de las personas físicas. Esta ganancia neta surge de restarle una serie de deducciones al salario que uno recibe, siendo el MNI la más importante (para un soltero). Una vez obtenido el monto imponible, el impuesto se determina aplicando una tasa marginal progresiva según una escala de 7 tramos, que va del 9% al 35% respectivamente[1]. De acá se desprende que el MNI funciona, primero como un límite a partir del cual todos aquellos que tengan un salario menor a ese MNI quedan exentos de pagar el impuesto, pero además como una carga para todos aquellos que sí pagan el impuesto (a mayor MNI, menor pago de Ganancias).


Por tales motivos, el reclamo por el aumento del MNI tiene como fundamento equiparar los aumentos de sueldos con este impuesto: por ejemplo, un trabajador que antes ganaba $13.000 y no pagaba ganancias, hoy con un aumento del 27% ganaría $16.510 y sí debería pagar el impuesto. El reclamo se basa entonces en que el MNI se debería ajustar por la variación promedio de los salarios (por ejemplo como se establece en el proyecto de ley de Massa) o por la inflación, con el objetivo de evitar este tipo de casos. Además, como vimos antes, este incremento aliviana la carga impositiva sobre todo el resto de las personas que pagan Ganancias.


Ahora bien, puesto así parecería que uno no puede estar en desacuerdo con este planteo. Sería injusto que un trabajador que no pagaba ganancias el año pasado hoy sí tenga que pagar solo porque le aumentan su sueldo de acuerdo al nivel de inflación[2]. El problema principal que tiene toda esta discusión de si hay que subir o no el MNI es que esconde la cuestión principal que se tiene que debatir: cuál es el nivel en el que se tiene que ubicar este MNI, es decir cuál es el sueldo para el caso argentino a partir del cual un trabajador debería comenzar a pagar el impuesto a las Ganancias.


La primera respuesta que uno suele escuchar es ninguno; como el salario no es ganancia, ningún trabajador debería pagar este impuesto (esto es, por ejemplo, lo que pide el FIT). Pero acá caemos en un error semántico: la izquierda, fiel a Marx, toma la palabra “ganancia” en este sentido, es decir como el excedente del que se apropia el capitalista, mientras que el salario obviamente no es “ganancia”. El tema es que lo que este impuesto grava en realidad no es la ganancia sino los ingresos. Así que esta discusión se resolvería fácilmente si se modificara su nombre y se aplicara el que rige en la mayoría de los países: impuesto a los ingresos (hay varios proyectos de ley dando vuelta que incluyen esta modificación).

Esto queda todavía más claro si se observa la distribución del ingreso entre los trabajadores:

Leer más


críticas al proyecto de regulación de los piquetes como modalidad de oposición política


Video de mayo del 2008: Y cuál sería el giro del kirchnerismo respecto de los piquetes extorsivos?

“Nunca vamos a criminalizar la protesta social, 
pero eso no es protesta social; eso es apenas 
un cocoliche o un mamarracho de gente 
que quiere incomodar al resto de los conciudadanos 
y, fundamentalmente, tal vez, afectar 
o pretender desgastar políticamente a un Gobierno 
porque, obviamente, la gente se malhumora, se malquista”.

Cristina Kirchner



Rápido unas líneas sobre este tema menor en medio del malambo socioeconómico que estamos bailando, opa!, opa! Kichi pasá la gorra y baja esas tasas!

Los piquetes muchos de ellos armados , desplegados por los "ruralistas", tan multitudinarios y televisados en el lapso 2008-2009 , analizados bajo el biri biri del llamémosle "protestantismo social metafísico" pueden y deben (!) ser caracterizados como parte de los formatos que asumen en una formación económico social específica y determinado contexto histórico, las así llamadas "protestas sociales", a menos que a los reclamos del sector agropecuario no se los considere parte de la sociedad reclamadora.

Huevada, o es que acaso la derecha abyecta, retrógrada y menesterosa que pugna por mantener sus risibles privilegios no tiene grades segmentos comunitarios  que reproducen sus intereses bajo la forma de  "protestas sociales" aquí, allá , acullá  Y sí, tiene, tiene claro que tiene y una bocha, a punto que no haría un censo para saber cuantos son, miren lo que les digo!

Quitada la centralidad del paradigma protestante, la caracterización política muestra que tal visión como dominante en la caracterización del piquete extorsivo pero sí que reclamador social ruralero, resulta un disparate por donde se la mire .

Los piquetes socialmente protestadores del "campo" fueron primero y dominantemente formatos de desestabilización política pura y dura . 

Sin embargo la caracterización protestante social extrema , aún persiste en su visión bucólica de la "protesta social" a la hora de caracterizar la extorsión política y daño a terceros de los piquetes gestionados por las denominadas - ya con fervor literario digno del recientemente fallecido Gabo -"organizaciones sociales".

Son estas  "organizaciones sociales de Macondo" notables estructuras organizadas y persistentes muy claramente estratificadas - incluídos partidos de izquierda conservadora que han colonizado de manera creciente "el método protestón social" - , que administran la "protesta social espontánea" desde hace (ay!) más de una década (!) y tienen en esa administración su plataforma de visibilidad, capacidad de negociación y modus vivendi , total o parcial.

Lamentable error conceptual entonces el del protestantismo social metafísico, su endeblez en el debate actual radica además en que lo que se discute ahora mismo ya no es el formato rural o urbano, armas o palos, boinas gringas o pañuelos de rebeldía , sino los efectos sobre terceros que promueve el piquete extorsivo , en el marco de un estado de derecho. 

Bueno me cansé, baja las tasas Kichi y pila, pila que a nosostros no se nos ocurre nada! Probemos con un " no habría señor unos dolaritos para este lejano país poblado de protestas sociales?" o suena muy coyuntural el mangazo?.




Ley anti piquetes: ahora se suman a la izquierda las críticas del Pro y del peronismo opositor


Este último miércoles todo el Frente de Izquierda salió al cruce del proyecto de ley presentado por el kirchnerismo para limitar las protestas públicas. Un día después la polémica sigue y lo llamativo es que ahora se suben a las críticas otros miembros de la oposición. El titular del bloque PRO en Diputados, Federico Pinedo, [...] Leer más



CELS: "Es un retroceso respecto de estándares sobre protesta social"


Nos preocupa el proyecto de ley “Convivencia en manifestaciones públicas” presentado por diputados del Frente Para la Victoria. Es un retroceso respecto de estándares sobre protesta social que se fueron construyendo durante todos estos años. Por ejemplo, al clasificar ciertas protestas como ilegítimas, exigir la notificación previa a la policía y establecer plazos exiguos para la mediación...[...] Leer más

  D'Elía pidió "más debate" por el proyecto  sobre 
  piquetes

  El dirigente social se refirió al proyecto de ley para regular piquetes y sostuvo 
  que hay  que abrir un debate al respeco. "Tendrían que haber llamado 
  a las organizaciones    sociales para ver qué pensamos", pidió....[...] Leer más


Notas Relacionadas


Cristina Fernández planea poner límites a las protestas en la calle


En Argentina es fácil cortar la avenida principal de Buenos Aires o cualquier autopista. Basta con reunir a unas decenas de personas y plantarse en medio de la vía. La impunidad física y jurídica suele estar garantizada. En contadas ocasiones intervienen las fuerzas antidisturbios. Los automovilistas han terminado aceptando esos contratiempos como si los ocasionaran la lluvia




Con el proyecto de ley ya bautizado como "anti-piquetes" presentado por un grupo de diputados del FPV (en respuesta al planteo de Cristina ante la Asamblea Legislativa al iniciar las sesiones del Congreso) va a terminar pasando lo mismo que con los intentos de reformar los Códigos Penal y Civil y Comercial: termine como termine, el gobierno pagará todos los costos por la iniciativa; sin poder capitalizar absolutamente ningún beneficio.



Sin Piquetes no hay Troscoshow

Esa loca costumbre de confundir los piquetes de YPF o de los movimientos de desocupados de los 90's con un vulgar troskoshow funcional a Ma$ita. Pero, es que, y sí, es como sacarles el toner de las fotocopiadoras o las mociones de orden de las asambleas. Es como hacerlo laburar a Wermus. Ahora mueren por el "piquete" de 36 hs y el de 72 hs, para proyectar el woodstrosck en un bergamotal de volantes y morrales, en un Trosk du Soleil.


proyecto de regulación de piquetes

Agencia Paco Urondo:  

El oficialismo ha presentado un proyecto de Ley de Convivencia en Manifestaciones Públicas. Un debate que recién empieza, con un proyecto con varios puntos polémicos. ¿Se puede legislar la protesta social?

En los fundamentos del proyecto firmado por diputados del FpV (que lleva las firmas de Juan Manuel Pedrini, su autor, y otros diputados como Carlos Kunkel, María Teresa García, Sandra Mendoza, Diana Conti y Gustavo Campos) hace mención al conflicto de intereses presente en toda manifestación. Por un lado “la libertad de expresión, reunión, el uso del espacio público, y el derecho a peticionar a las autoridades” y por el otro “el derecho a circular libremente”.

En ese marco, hace mención al mensaje de la Presidenta de la Nación al inaugurar las sesiones ordinarias del Congreso el 1º de marzo, cuando dijo: “todo el mundo tiene derecho a protestar, pero no cortando las calles, impidiendo que la gente vaya a trabajar”. Algo que generó críticas, aún dentro del kirchnerismo (ver nota).

“En efecto -aclaran- de lo que se trata es que ambos derechos sean garantizados: por un lado el de circular o transitar libremente, y por el otro, el derecho a manifestarse públicamente mediante la protesta social”. El fundamento sería que “no es más legítimo el derecho a protestar que el derecho a circular libremente, y viceversa”.

Sostiene que esta regulación espera que “el reclamo se lleve adelante a través de canales institucionales, brindando así herramientas que mejoren el diálogo entre los funcionarios políticos y la ciudadanía”. Busca así “visibilizar sus demandas y que estas sean recogidas por el Estado”.

Asimismo, se distancia de otras propuestas al respecto. “Contra otras soluciones que pretenden restringir derechos, recurriendo al Código Penal para agravar las penas de tipos ya existentes o tipificando nuevas acciones como delito, nosotros proponemos garantizar y afianzar derechos. Hay que tener presente que las consecuencias más graves se han producido, no por hechos propios de los manifestantes, sino por la violencia institucional ejercida contra estos. Como integrantes de este proyecto iniciado en 2003, no podemos dejar de pensar que la democracia sólo se fortalece promoviendo más y mejor democracia y que el camino hacia ello es la ampliación de los derechos, y no su restricción”.

Luego remarca que las limitaciones al uso de la fuerza pública “representan la continuación de una clara decisión política tomada por el Presidente Néstor Kirchner y continuada por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner: la no represión de la protesta social”.

Manifestaciones públicas: “legítimas” e “ilegítimas”

Sin dudas uno de los puntos que más críticas ha despertado el proyecto de ley es la división de las manifestaciones públicas entre “legítimas” e “ilegítimas”. Las “legítimas” son aquellas que “no impide el normal funcionamiento de servicios públicos, especialmente a la educación, la seguridad y la salud pública”; no bloquea “totalmente” la circulación de personas y vehículos; permite el paso de grupos especialmente vulnerables (niños, ancianos, discapacitados); que los manifestantes no cometan delitos previstos en el Código Penal y sea notificada con 48 horas de antelación (lugar, tiempo estimado, objeto de la manifestación, manifestante delegado). “Cuando esos elementos no se encuentran reunidos, se considera que la manifestación es ilegítima”. “Una manifestación ilegítima y que afecta derechos de terceros puede ser dispersada por las fuerzas de seguridad coin el objeto de garantizar esos derechos”.

Mediación obligatoria

“Una manifestación no podrá ser desalojada por las fuerzas de seguridad sin una mediación previa a cargo de personal civil del Ministerio de Seguridad”. El mediador civil es el encargado de “pactar las condiciones del cese de la perturbación a derechos de terceros que eventualmente genera la manifestación. Asimismo, debe identificar las demandas para su canalización al área que corresponda”. Al mismo tiempo “queda facultado para recibir denuncias relacionadas con incumplimientos de las fuerzas de seguridad a las normas legales y reglamentarias, y deberá promover la urgente resolución de estas irregularidades”.

“La mediación no puede extenderse por más de dos horas. Excedido esteplazo, se entiende que la manifestación es ilegítima. Igual efecto tendrá la negativa expresa de los manifestantes a participar de la mediación”. El mediador debe informar dentro de las 48 horas “el resultado de sus gestiones ante autoridades competentes para satisfacer sus demandas y, en su caso, notificar fecha, lugar y modalidad de reunión con dichas autoridades”.

Sobre el uso de la fuerza en manifestaciones públicas

El proyecto plantea una serie de regulaciones al accionar de fuerzas de seguridad ante las protestas, estableciendo por ley la prohibición de portar armas de fuego “por parte de quien esté en contacto directo con los manifestantes” y subordinando “la actuación de las fuerzas de seguridad a disposiciones previstas en la Constitución, tratados internacionales y esta ley”, garantizando que el uso de la fuerza pública sea “limitado a su mínima expresión”. “Son principios del uso de la fuerza pública en manifestaciones: legalidad, gradualidad, oportunidad y último recurso”.

En ese sentido, establece que el personal de seguridad deberá estar adecuadamente identificado, mediante uniformes y placas personales. “Igual exigencia rige para los vehículos oficiales, especialmente para los utilizados para el traslado de detenidos”. Agrega que “ningún arma, letal o no, puede ser disparada directamente hacia los manifestantes”, y que “las armas que no sean de fuego, podrán ser utilizadas para la defensa de los funcionarios ante peligro inminente pero nunca como medio para dispersar una manifestación”.

Sobre la difusión de las manifestaciones públicas

En este sentido, el proyecto aclara que “el Estado garantizará que las manifestaciones legítimas, cuyo objeto sea dar visibilidad a reivindicaciones de derechos o demandas ante autoridades públicas o entidades privadas, cuenten con la adecuada difusión en medios públicos, ya sean radiales, televisivos, gráficos y digitales”.

una carta de uno más de los dieciséis hijos del telegrafista de aracataca

Buenos Aires, 17 de abril de 2014

Queridos amigos:

Es muy triste compartir con ustedes la noticia de la muerte de Gabriel García Márquez.

Como saben, su relación con nuestra editorial no sólo ha sido histórica sino particularmente entrañable, desde que en 1967 Sudamericana publicara en Buenos Aires la primera edición de Cien años de soledad. Desde entonces, hemos tenido el honor y el placer de publicar junto a él más de diez libros de ficción que capturaron y ayudaron a formar el imaginario de todo un continente, una obra periodística de una calidad literaria y un valor intelectual extraordinarios, y un volumen de memorias en las que él mismo revisó con humor y agudeza los primeros años de vida de un Premio Nobel de Literatura que se seguía considerando “uno más de los dieciséis hijos del telegrafista de Aracataca”.

Hoy, García Márquez ha muerto. Tenía 87 años y murió junto a la mujer que amaba. Muchos de quienes trabajamos en nuestra editorial lo conocimos, y hace dos años tuve el privilegio de visitarlo en su casa de México DF y pude comprobar que su amor por Argentina, país desde donde había sido lanzado al mundo, seguía intacto. Todos, seguiremos siendo los orgullosos editores de su obra, a la que cuidaremos como uno de los tesoros que hacen de este oficio un privilegio.

Como modesto homenaje, compartimos con ustedes la carta que envió al editor Paco Porrúa, en aquel entonces editor y asesor literario de Sudamericana, y que sellaría la relación profesional y de amistad que nos mantiene unidos a él y a su obra desde entonces.

Cordialmente,

Javier López Llovet
Director General
Penguin Random House Grupo Editorial

4/17/2014

kicillof : sentido común, inflación y salarios

el bloque, álvaro uribe o " aquí está el bigote"



Leemos en La Agencia Paco Urondo


Álvaro Uribe: el verdadero patrón del mal


Los investigadores Norberto Emmerich y Joanna Rubio revisan la historia del ex mandatario colombiano. "En los 90 Uribe y Pablo Escobar eran amigos cercanos y socios comerciales. Pero mientras Escobar murió en 1993, Uribe se convirtió en presidente", describen.

Por Norberto Emmerich (Prometeo – IAEN – Ecuador) y Joanna Rubio (Univ. de Guadalajara, Dep. de Estudios Políticos y Gobierno)

En los años 90 Alvaro Uribe Velez y Pablo Escobar Gaviria eran amigos cercanos y socios comerciales. Pero mientras Escobar murió en un enfrentamiento policíaco en 1993, Uribe se convirtió en presidente de Colombia. ¿Quién fue el verdadero patrón del mal?

Hablar del ex presidente colombiano Álvaro Uribe es hablar de sus logros sociales en Antioquía y de corrupción, es hablar del senador estrella de 1990 y del escándalo de los “falsos positivos”, es hablar de libertad económica y dependencia de Estados Unidos. Es claro que hablar de Uribe es hablar de poder y de narcotráfico.

Uribe aplicó en Colombia lo que aprendió en un curso de Resolución de Conflictos en una escuela afiliada a Harvard (aunque la página de presidencia en Colombia dice que tiene una especialización en administración y gerencia de la Universidad de Harvard) y llevó un paso más allá los procesos de negociación con los grupos del narcotráfico.

En los Acuerdos de Santa Fe de Ralito, en el año 2003, Uribe puso sobre la mesa las reglas para pactar con el crimen organizado (paramilitares), en un proceso que significó un intento de cooptación de estos grupos por parte del Estado. Entre líneas el gobierno de Uribe aceptó su relación con el narcotráfico con el fin de encontrar un punto de equilibro.

En los hechos, y a pesar de las expresiones, no hubo una guerra contra el narco sino que se pactó con él para obtener un cambio del régimen de acumulación. Y así lo dejó claro el líder las AUC, Salvatore Mancuso, en su discurso del 28 de julio de 2004 al Congreso de la Nación: “la razón por la que iniciamos esta negociación política no está muy lejos del sentido común, y por eso genera solidaridad. Creemos que hoy se está trabajando en la dirección adecuada para el fortalecimiento del Estado y sus instituciones.

Es la gran oportunidad de otorgar un voto de confianza en el futuro de nuestro país, sumándonos a 44 millones de personas empeñadas en la construcción de una democracia más legítima y de un Estado más fuerte, más eficiente, más justo y más responsable”.

De narcos y paramilitares

Completo acá



El Bloque, acá

žižek en la muerte de laclau



Leemos en Indie Politic:

Slavoj Žižek recordó a Ernesto Laclau en su quinta sesión en la Universidad de Princeton (Estados Unidos), reconociendo su aporte teórico y conceptual, pero a la vez señalando sus limitaciones e intentando ir más allá de sus planteamientos.

Elogió su aporte en cuanto a profundizar y dar especificidad a conceptos clave (hegemonía, antagonismo, cadena equivalencial) y señaló cuáles fueron sus críticas hacia Laclau en varios de los debates que tuvieron.

Específicamente, marcó su distancia en tres puntos:

1) Populismo. Laclau trata de hacer del populismo una categoría neutra, sin embargo el populismo implica la existencia del concepto de pueblo, necesariamente construido ideológicamente. La neutralidad oblitera el antagonismo, aquello que excede el "direct appeal to the masses" del populismo. Laclau dice que la sociedad no existe, pero habría que ir más allá también y decir, "el pueblo (the people) no existe tampoco".

2) Anti-semitismo. Laclau entiende que cualquier demanda ("political struggle") construye su significado en relación con otras demandas que forman una cadena equivalencial. Por ejemplo, la lucha ecológica se define en relación con la demanda de la ideología de Estado (sólo el Estado puede prevenir la catástrofe climática), la demanda anti-moderna (sólo regresando a un estado pre-moderno podemos prevenir la catástrofe ecológica), la lucha feminista (la explotación de los recursos naturales está en relación directa con la dominación patriarcal: el hombre domina a la "madre" naturaleza…), etc.

Žižek cree que la lucha contra el antisemitismo no puede nunca formar parte de la cadena equivalencial, es siempre excepción. Laclau llama a Žižek esencialista por esto. Éste explica que el (anti) antisemitismo es siempre diferencia pura, en un doble registro: primero, porque siempre conlleva una mistificación, y en ese sentido tiene que borrar todos los antagonismos (el ejemplo acá es Chávez, que decide coquetear con el antisemitismo por identificación contra la hegemonía norteamericana); segundo, porque el "judío" es un "empty signifier" en el sentido lacaniano: su sustancia está construida mediante la movilización de todos los miedos de una sociedad (la inmigración, la explotación capitalista, el dogma religioso). 

El judío es también un "master signifier of discourse": es el nombre que toma toda la cadena equivalencial de miedos y de proyecciones negativas. Hay una insuficiencia en el sistema de Laclau que a la vez organiza todo con base en la diferencia estructuralista pero substantiviza todo de nuevo con base en la identidad de la cadena equivalencial...