.

.

4/28/2006

LA SARAZA PORTEÑA

Según mi experiencia , habitualmente los politicos porteños en épocas de campaña prometen básicamente tres (3) cosas: 1- que la poli pase a la ciudad 2-que los hospitales funcionen todo el dia 3-desarrollar la zona sur, muy postergada, mediante un polo del diseño, informático, tripsanometriatico etc. La enunciación varía solo en el orden, lo que sólo implica cierto énfaisis de acuerdo a las cuatro (4) configuraciones ideológicas dominantes entre los prohombres de la Reina del Plata: 1-Si son políticos de derecha empiezan con la poli y siguen con los hospitales terminando con el sur. 2-Si son de izquierda, al revés, empiezan por el postergado sur , siguen los hospitales y meten al fondo la poli. 3-Si son de centro izquierda empiezan por los hospitales para todos, sigue el sur y terminan con la poli . 4-Si son centro derecha empiezan tambien por los nosocomios, siguen con la poli y mandan al final al sur. En fin, para darle letra a nuestros amigos politicos y gratarola, este blog muestra las asimetrías existentes en la ciudad de Buenos Aires hoy, según se resida en el Norte o el Sur, esto es a treinta cuadras o menos unos de otros. El mapa que da inicio a esta entrada (click sobre la imagen para verlo mejor) muestra la ciudad dividida en regiones socioeconómicas, pero para ser mas claros, el cordon sur es la región que va quedando al detrás . contra el riachuelo de la autopista 6, empieza en el norte con la villa 31 de retiro, pasa por Constitucion, Pompeya, Flores sur, Lugano, Mataderos y termina en Liniers junto a la General Paz. En la capital viven 2,8 millones de personas, en el sur 700.000, de las cuales solo el 12% tiene 64 años o más mientras en el promedio porteño el 17% tiene esa edad, o sea son los barrios más pobres y por lo tanto más jóvenes. Que lindo todo esto. Pum para arriba que aquí van los indicadores mas importantes de asimetrías porteñas actuales: ESTRATIFICACIÓN SOCIAL COMPARADA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES. 2º SEMESTRE DE 2005. POBREZA SOBRE POBLACION TOTAL REGIONAL: NORTE (%) = 7,7% SUR (%) = 30,4% TOTAL CIUDAD = 14,7 % * Elaboración Consultora Equis en base a datos propios e INDEC. Como se observa, la estratificación social es diametralmente opuesta al comparar la región Norte y Sur de la Ciudad. En efecto mientras el Sur de la Ciudad tiene un nivel de pobreza un 107% mayor que el promedio de la Ciudad, la región Norte de la Ciudad posee un estato medio alto y alto un 50,9% mayor que promedio general del distrito. DESOCUPACIÓN ABIERTA COMPARADA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES. 2º SEMESTRE DE 2005. NORTE (%) 3,9% SUR (%) 13,0% TOTAL CIUDAD 8,0% *Elaboración Consultora Equis en base a datos propios e INDEC. La tasa desocupación del Sur de la Ciudad de Buenos Aires es un 62% más intensa que el valor promedio y un 233% más intensa que la correspondiente a la región Norte. MORTALIDAD INFANTIL COMPARADA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES 2004. MORTALIDAD INFANTIL NORTE 6,7%0 SUR 12,0%0 TOTAL CIUDAD 8,7%0 TMI cada mil nacidos vivos * Elaboración Consultora Equis en base a datos propios e INDEC. Como se observa, la tasa mortalidad infantil del Sur de la Ciudad de Buenos Aires es un 41% más intensa que el valor promedio y un 79% más intensa que la correspondiente a la región Norte. Veamos ahora el porcentaje de población con necesidades básicas insatisfechas. NBI COMPARADO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES 2001. Necesidades básicas insatisfechas NORTE 5,6 % SUR 18,1% TOTAL CIUDAD 7,8% *Elaboración Consultora Equis en base a datos propios e INDEC. La tasa de NBI del Sur de la Ciudad de Buenos Aires es un 132% más intensa que el valor promedio y un 223% más intensa que la correspondiente a la región Norte. Finalemente el blogg en exclusivaaaaaaaa!!! muestra el porcentaje de hogares con carencias en servicios infraestructurales. SERVICIOS INFRAESTRUCTURALES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES HOGARES (%) Sin cloaca : norte 0,2 % , sur, 1,5% Sin energía eléctrica : norte 0,5% , sur 3,1% Sin gas de red : norte 1,2% , sur 11,1% Sin alumbrado público : 0,4% , sur 4,9% Sin pavimento (1) : norte 1,0% , sur 2,9 % Sin recolección de residuos (2): norte 0,4% , sur 1,6% Sin transporte público (3) : norte 0,4%, sur 2,0% Sin teléfono público (4) : norte 0,6% , sur 3,7 % *Elaboración Consultora Equis en base a datos CNPV - INDEC. 1) Refiere a la "existencia en el segmento de al menos una cuadra pavimentada". La misma puede ser de los siguientes materiales: cubierta asfáltica, adoquines de piedra, madera u hormigón. (2) Refiere a la "existencia en el segmento de servicio regular de recolección de residuos (al menos 2 veces por semana)". (3) Refiere a la "existencia de transporte público a menos de 300 metros (3 cuadras)" a la redonda, teniendo como referencia el centro del segmento. (4) Refiere a la "existencia en el segmento de teléfono público o semipúblico a menos de 300 metros (3 cuadras)" a la redonda, teniendo como referencia el centro del segmento. Que hermoso, que ciudad diversa, plena de contrastes tenemos y todos conviviendo tan cerquita. Porque las carencias de servicios infraestructurales en el Sur de la Ciudad sextuplican o mas las carencias específica de esos servicios en el Norte distrital, a menos de 30 cuadritas de distancia. No es apasionante? Ah, finalmente, vieron todo lo que hizo Ibarra no?. Qué progresista nos perdimos por ese señor Rebot eh!!!!

4/27/2006

RECEN POR MI, ACERCA DE LOUIS ALTHUSSER

LARGO RODEO INICIAL: LACAN, DE ALTHUSSER A FONTEVECCHIA Antes de mudarme a Artemiopolis, yo escribía ensayos con (módicas) pretensiones teóricas (ole). Este es un artículo de aquella noble época, que (algún día) voy a incluir en un libro de ensayos teóricos de (no tan) próxima aparición. Intentaba la "puesta en acto" de conocimientos adquiridos en épocas dictatoriales en parte en el ámbito universitario, pero mayoritariamente en variados grupos de estudio por fuera del espacio académico, grupos de lecturas y reflexión, con debates teóricos y políticos de enorme interés y significación, por lo menos para mí, entonces aquél joven Artemio. El grupo que más recuerdo y el que más nos influyó a todos los que participamos era “el de Raúl” de orientación epistemológica , donde el eje vertebrador del estudio y las reflexiones grupales eran los textos de Louis Althusser y su pandilla (Badiou, Ranciere, Poulantzas, Balibar, etc.), incluídos entre otros invitados especiales obviamente Bachelard, Levi Strauss, Lacan, Koyré, Derrida, y menos, bastante menos, Foucault. Eran los años de la lucha entre “ciencia e ideología” sujetos al mandato de hierro de lograr formalizar lo más posible el conocimiento regional correspondiente a las denominadas “ciencias sociales” - paparruchadas burguesas - bajo el paradigma del materialismo histórico, la famosa ciencia de la historia en su versión althusseriana, donde a pesar de los intentos retóricos del viejo Louis, las referencias a las clases y la famosa “lucha de clases” había perdido centralidad o simplemente había desaparecido de la mano del concepto de “estructura” que, en rigor, era el dominante y resultaba, debe admitirse, algo bastante parecido a una combinatoria matemática. De paso a nosotros este desplazamiento de la problemática de las clases nos venía al pelo, porque afuera estaban los milicos y salvando al viejo Louis, por pura reacción corporativa, nosotros estudiantes de sociología que olfateábamos el arrugue de barrera, nos decíamos entonces "che, con la cana llegó Lacan", pero, pero, pero, esta es otra historia política y teórica que no viene al caso.. En fin altri tempi, y hoy, en líneas generales, estas pretensiones formalistas soportadas en bellas certezas teóricas ya desvencijadas por el ácido úrico, (ay!) mueven a risitas discretas (jijiji) o carcajadas grosas (jojojo) según el auditorio. La mano formalista otrora prestigiosa devino en tal cachivache que la más reciente cita de Lacan se la leí hace pocos días a Jorge Fontevecchia (sic) , quién en media carilla apilaba al viejo Jaques junto a otra docena de citas de personajes célebres, e intentaba explicar porqué el diario Perfil vende ya 60.000 ejemplares o algo así. Anteriormente a esta notable rareza, la última referencia que había tenido del gran analizador francés correspondía al mismo Althusser cuando en su texto póstumo, autobiográfico, sanguinario y entonces muy bello El porvenir es largo pintaba extensamente a un Lacan con menos cualidades consagratorias que las que pretende adjudicarle y adjudicarse de paso convocándolo a dar sustento imaginario a su textillo , nuestro re-citador empresario papelero. Decía el gran Argelino: “Una mañana bastante temprano, me llaman a la puerta de la Ecole. Era Lacan irreconocible en un estado atroz. Apenas me atrevo a contar lo que pasó. Venía para “anunciarme antes que me enterara por rumores que le implicaban personalmente a él, Lacan”, el suicidio de Lucien Sebag a quien él analizaba, pero cuyo análisis había tenido que abandonar porque él, Lacan, se había enamorado de Judith, la hija de Sebag. Me dice que acababa de hacer la “ronda de Paris” para explicar la situación a todos los que pudo encontrar a fin de terminar de cortar de raíz todas las “acusaciones de asesinato, mala praxis o negligencia de su parte”. Totalmente enloquecido me explica que no podía mantener a Sebag bajo análisis después que se enamorara de su hija, que “por razones técnicas era imposible”. Me cuenta que no obstante no había dejado de ver a Sebag durante todo este tiempo…y que le aseguró (a Sebag) que respondería a su llamada a no importaba que hora, “porque tenía un Mercedes súper rápido”. No obstante Sebag se disparó una bala en la cabeza a media noche y después consiguió rematarse con una segunda hacia las tres de la madrugada. Confieso que no supe que decirle. No obstante quería preguntar si no hubiera, él, Lacan, podido “intervenir” para poner a Sebag a salvo, haciéndole hospitalizar. En cualquier caso ni una palabra sobre la protección de una hospitalización. Me habría respondido quizá que no estaba en la “regla analítica”. Cuando se fue seguía temblando constantemente. Me dejó a primera hora de la mañana para seguir su ronda de explicaciones. A menudo me pregunté que hubiera hecho Lacan en mi propio “caso” si hubiera sido yo uno de sus pacientes y él, Lacan me hubiera dejado sin protección (yo quería matarme constantemente) para no infringir la menor “regla analítica”. Mi analista actual, en otros tiempos había sido el mejor discípulo de Lacan, pero lo había dejado cuando se dio cuenta de que, lo cito textualmente: “Lacan era absolutamente incapaz de escuchar a los demás”. Me preguntaba también que habría hecho de Hélene, siempre en función de las famosas “reglas” que no estuvieron jamás en el espíritu de Freud ni de sus sucesores, de los imperativos sin recurso, simples “reglas” técnicas generales, entendidas así por este mismo Lacan que en su momento había aceptado en análisis a muchas mujeres de mis antiguos alumnos, también pacientes suyos, como me lo dijo él mismo en nuestro primer encuentro. Aquél incidente vertió sobre mi extrañas visiones sobre las terribles condiciones del análisis y sus famosas “reglas”.

Que se me perdone si es posible por haber contado fielmente esta fábula....pero en esta ocasión la fábula devino en una tragedia, no solo para Sebag, sino en especial para Lacan, que solo tenía entonces como preocupación manifiesta su reputación personal y el escándalo que se cerniría sobre su persona”.(1) Confieso ahora yo que la cita de Fontevecchia también vertió sobre mi “extrañas visiones” sobre cómo el terrible significante ya plenamente vacío Lacan va encontrando su lugar “otro” en este mundo global configurado tras la absurda muerte de Pepe Biondi. Pero en fin, luego de este (muy ) largo rodeo iniciático e inicial , volvamos al estudio de marras . Originalmente el trabajo se publicó en el año 1990 en el suplemento cultural del ya desaparecido matutino “La Voz” que dirigía Oscar Taffetani y luego se incluyó en el Nº1 de Acontecimiento, Revista para pensar la política, que dirige Raúl Cerdeiras, lo que supuso y supone hoy un gran honor para mí porque la revista es muy prestigiosa y aún hoy viene con toda la ferretería post althusseriana a full y eso me encanta y ademas -y fundamentalmente - porque Raúl fué quién nos enseñó utilizando como tragger teórico (juaz chupate esta mandarina) al propio Althusser, la denominada “lectura sintomal”, o más sencillamente aquello que en ciencias sociales al menos, intenta responder a la inocente pregunta: ¿Qué es leer?. A propósito, vuelvo sobre el tema inicial, Raúl Cerdeiras, a esta altura de la velada, merece un reconocimiento de igual magnitud que el que mereció y nunca tuvo Mauricio Malamud, que en los años sesenta introdujo el pensamiento de Althusser en Argentina y sobre quien Tomás Abraham precisara: “Era la década del setenta. El clima revolucionario era denso y masivo. Malamud daba clases, fue amenazado, sus hijos capturados y asesinados, y, luego de un exilio en Méjico, volvió a la Argentina en tiempos de Alfonsín, deambuló por la ciudad, durmió a la intemperie en plazas, y murió en la absoluta soledad. Publicó una entrevista que le hizo a Martha Harneker, una althusseriana chilena, y escribió un breve ensayo sobre Althusser” (2) El artículo que sigue entonces, escrito al calor de una polémica con un artículo de Álvaro Abos publicado en 1984 en la hoy emblemática revista Unidos (polémica que sólo estuvo en mi cabeza puesto que Álvaro creo, nunca se enteró de nada) pretende ser una revisión breve de las distintas etapas del pensamiento althusseriano y, obviamente, este que pucho, un homenaje al troesma. RECEN POR MÍ "Jamás pude alcanzar la transparencia. Entonces he practicado como Mallarmè, como Heidegger, el obscurum per obscurius. A lo oscuro por lo más oscuro.” Louis Althusser BALADA PARA LOUIS “Las puertas del manicomio judicial se cerraban sobre Louis Althusser, víctima de un ataque de demencia criminal…certificando simbólicamente el agotamiento del marxismo como proveedor de diagnósticos y/o recetas para la transformación del mundo.” Corría el año 1984 cuando, desde las páginas de la revista Unidos, un multifacético y sutil Álvaro Abòs sugería asociar el drama personalísimo (*) que envolvió a Louis Althusser en noviembre de 1980, con la definitiva caducidad de la teoría marxista .Algo así como “¿Ven como terminan,simbólicamente?”. Así las cosas, la demoníaca tríada Marxismo/crimen/locura que se apoderara del cuerpo y alma del filósofo argelino, venía a “certificar” la clausura teórica de las paparruchadas bolcheviques. Convengamos en que el dispositivo construido para decretar los funerales del marxismo es globalmente desafortunado. Apelar a dramas biográficos para demostrar “simbólicamente” la inviabilidad de cualquier cosa, es un elemental ejercicio de “terrorismo lógico”… simbólicamente hablando, claro, Ahora bien, si el mecanismo elegido resulta en general módico, al haberlo descargado –y con sagrada furia- sobre el cuerpo del “ demente-criminal”, ofrece un beneficio adicional: la confesión descarnada del des-conocimiento absoluto de los textos del reo de “manicomio judicial”. No hay en esto originalidad alguna. Sobre los textos de Althusser suele sobrevolar el criollo fantasma solo reservado a los “más grandes”: la apropiación imaginaria de sus textos mediante una impúdica, escuálida, económica escaramuza verbal consistente en nombrarlos. Mal elegida esta vez la presa. Si sobre algún teórico de posición marxista el improvisado crítico no debía desparramar sus pretensiones de hermeneuta de Villa Martelli, si había tan sólo uno que resistiría el cachiporrazo “simbólico”, ese era Louis Althusser. Aproximarse a sus textos, aún hoy, inutiliza cualquier intento por encontrar algo así como un filosofar empecinado, o como quiera llamársele, al incómodo lugar que todo discurso “superado” debe ocupar frente a “unas realidades” que los desbordan, echan centro atrás y ,al fin, golean a las “categorías amadas”, obligadas a “morder el polvo de la derrota”. Por el contrario, en el centro de las reflexiones del último Althusser estaba ya claramente instalada la problemática de la crisis teórica del marxismo. En modo alguno los textos althusserianos emprenden una suerte de “resistencia proletaria” frente a la colosal ofensiva ideológica burguesa de la “crisis”. Aun más, quienes al menos sobrevolaron el pensamiento althusseriano desde sus comienzos, convendrán, sin mayores esfuerzos, en que cada una de las etapas de su desarrollo fueron coronadas por tesis tan sugerentes como heréticas para la siesta teórica de los marxistas europeos de posguerra. Veamos esto más detenidamente. LOS TIEMPOS DE ALTHUSSER En su primera etapa de llegada a la teoría marxista (1965-72), de fuertes contenidos epistemológicos, Althusser propuso por lo menos tres tesis fundamentales, incluso para toda discusión teórica actual, acerca de las posibilidades de “pensar” la práctica política: 1. Las tesis de antihumanismo teórico: Señalando en la categoría hombre su esterilidad comprensiva e incluso la inscripción filosófica y la política al interior de los discursos ideológicos burgueses desde el último cuarto del siglo XVIII: “La palabra Hombre es tan sólo una palabra, pero el lugar que ocupa y la función que cumple en la ideología y filosofía burguesa le confieren su sentido” (3)Cabe aclarar que otro gran filósofo francés, contemporáneo de Althusser, desarrolló también tesis antihumanistas, aunque en otra perspectiva: “ El humanismo es la gran perversión de todos los saberes, conocimientos y experiencias contemporáneas. Debemos liberarnos del humanismo como en el siglo XVI se liberaron del pensamiento medieval. Nuestra Edad Media es el humanismo”. (4) 2. Las tesis antihistoricistas: Donde Althusser rescata la especificidad de los diferentes discursos portadores de Objeto de conocimiento –luego objetivos- respeto del “gran relato histórico”. Al mismo tiempo, contrario sensu, comienza a acotar la eficacia teórica del discurso marxista, obturando en principio su pretensión filosófica de “explicarlo todo” en nombre de la “dialéctica del proceso histórico”: “En mis ensayos he citado a Spinoza: “El concepto de perro no muerde. El conocimiento de la historia no es “histórico”, es decir los conceptos teóricos que permiten el conocimiento de la historia no están sujetos al relativismo histórico” (5) Más adelante veremos qué piensa Althusser dos décadas después acerca del “conocimiento de la historia” y su relación con la teoría marxista. 3. Las tesis antimetafísicas: la escandalosa afirmación althusseriana: “La historia es un proceso sin sujeto ni fin/ es” (6) Tesis repudiada por los pensadores trotskistas urbi et orbi y particularmente los británicos –herederos de John Lewis- que aún se persignan frente a la herejía althusseriana. Tal el caso del Dr. Perry- Mason-Anderson, aún en detectivesca búsqueda del “sujeto-perdido” en los interminables laberintos de “desviaciones” del marxismo occidental: el gran sujeto proletario, obvio. Durante la segunda etapa de permanencia teórica marxista (1972-1976), Althusser sacudirá nuevamente la coyuntura teórica de aquel tiempo por lo menos con dos tesis extrañas al pensamiento marxista tradicional. La primera diseñada en los márgenes del discurso psicoanalítico, en especial su variante Lacaniana que, como se sabe, era “retórica burguesa” para los aparatos culturales de los PC europeos y particularmente el PCF, del que el filósofo fue tan pertinaz miembro como disidente. a) La tesis de los mecanismos de interpelación ideológica: “La ideología interpela a los individuos como sujetos” (7) Tesis que reconstruye la idea de sujeto “autocentrado” sin naufragar por ello en la ideología de la “alienación”, tan en boga en aquellos tiempos, y contra la que Althusser dispara críticas certeras. Trata de reconstruir la categoría de sujeto/sujetado a relaciones que lo preexisten (y constituyen sujeto) en necesaria sujeción estructural , propia de los mecanismos de interpelación –“eternos”- de la ideología y no de una “astucia” de la razón burguesa vía “alienación” que, como el rayo, no cesa. b) Las notas sobre aparatos ideológicos de Estado: En ellas se recuperan, desde un lugar teórico distinto, las tesis gramscianas sobre la eficacia de las “superestructuras” en la reproducción de las formaciones económico-sociales. Con estas notas, Althusser termina de apartarse definitiva e irreversiblemente de la noción de “determinación en última instancia “, propia de la tópica espacial marxista, causa de tantos disparates teóricos y aberraciones políticas. El economismo como claudicación teórica del marxismo es una idea fuerte en el pensamiento althusseriano: “El principal inconveniente de la representación de la estructura de toda la sociedad con la metáfora espacial del edificio, es justamente ser metafórica, es decir, solo descriptiva…Nuestra tesis fundamental es que sólo es posible plantear estas cuestiones –el derecho, el estado y la ideología- y por tanto responderlas, desde el punto de vista de la reproducción” (8) Finalmente, durante su última etapa de retirada teórica del marxismo (1976-90), Althusser planteará dos tesis centrales y complementarias que muestran cabalmente su definitivo apartamiento teórico tanto en el terreno filosófico como en el histórico. c) Las tesis de “no-filosofía” y “materialismo aleatorio”: En su seminario sobre la Transformación de la filosofía, en la Universidad de Granada en 1976, Althusser señala la inexistencia de una “Filosofía Marxista” comparable como “tal filosofía” a otros sistemas filosóficos conocidos. Abandona la búsqueda del “materialismo dialéctico” en tanto filosofía del “materialismo histórico” y propone restringir las pretensiones filosóficas del marxismo al solo soporte de su práctica teórica: “La filosofía que necesita el marxismo no es en absoluto una filosofía producida como filosofía, sino una nueva práctica filosófica….una no-filosofía, es decir que deje de ser producida en la forma de una filosofía y cuya función de hegemonía teórica desaparezca” (9) .Esta No-filosofía en 1986 ni siquiera será “marxista”: “Considero al “materialismo aleatorio” una posible filosofía para el Marxismo. Podemos remontarnos a Demócrito y Epicuro para pensar un materialismo que niegue la preexistencia de sentido, Causa, Origen, Razón y Fin. Añadiré que este materialismo aleatorio no es el de un Sujeto (sea Dios o el Proletariado) sino el de un proceso – sin sujeto- que domina el orden de su desarrollo, sin un fin asignable”(10) . No hay filosofía “marxista”; se trata tan sólo – y no es poco- de una filosofía para el marxismo, cambio radical en este filósofo singular para quien ya en 1990: “La filosofía marxista no existe ni puede existir”. (11) d) Las tesis del marxismo como “teoría finita”: En manifiesta simetría con su abandono de toda pretensión filosófica “propia” del marxismo, Althusser señalará también los límites de la teoría (el “materialismo histórico”): “El pensamiento de Marx es un pensamiento con consistentes vacíos y no nos ha dado nada para comprender la historia. Nos ha dado los elementos para una comprensión materialista del modo de producción capitalista en su forma económica de aparición, pero no para entender la historia”. (12) Mucho antes, en 1977, durante el seminario de Venecia: Poder y oposición en las sociedades pos revolucionarias, enunciaba su tesis definitiva sobre la “finitud” de la teoría marxista, su desmoronamiento final como “horóscopo del proletariado” a la que fue sometida. En suma, los núcleos teóricos mas elaborados del discurso althusseriano anuncian ya en 1977 la imposibilidad estructural de pensar la práctica política bajo el régimen propio de las categorías marxistas que se le revelan inapropiadas:” El porvenir teórico del marxismo es su aleatoriedad…la política es un punto ciego que atestigua los límites teóricos de Marx que fue paralizado por la representación burguesa de la política y el estado, hasta el punto de reproducirlas sólo en su forma negativa-crítica de su carácter jurídico. Punto ciego o zona prohibida, el resultado es el mismo”. Y agregaba: “La teoría marxista se encuentra sujeta a las impredecibles “sorpresas” de la historia…Creo, entonces, que debemos apartarnos por entero de la idea que puede encontrarse aun en ciertas expresiones de Lenin e incluso de Gramsci de que la teoría marxista es una teoría “total”, capaz de pensar problemáticas que no están “en el orden del día” anticipando arbitrariamente las condiciones de su solución” (13) Como se observa, la torsión del discurso althusseriano es pesada e insoslayable ya en 1977. La renuncia explícita a pensar la práctica política fuera del régimen temporal que aún nombra como “orden del día”, cierra el capítulo de la “racionalidad estructural”, atemporal del modo de producción capitalista, de la cual se “deduciría” también toda “política” y su “legalidad” de formación y desarrollo. Será a posteriori su discípulo Alain Badiou quien comience a extraer las conclusiones ineludibles de esas tesis finales de Althusser. Con una crítica más radical – si cabe- de la teoría marxista, Badiou reconstruirá la categoría de Acontecimiento como régimen de pensamiento posible para la “creación política”, bajo “el tiempo específico del “futuro anterior” (14).Ciertamente, con Badiou se abre “otra” historia teórica, que sin embargo es fuertemente tributaria del pensamiento althusseriano. ULTIMO TANGO Se sabe: el 23 de Octubre de 1990 los diarios anunciaron la muerte de Althusser, en París, a los 72 años. Momento propicio para que algunos intentaran reincidir en el paradigmático discurso inaugurado por Abós: insistir con moderado espíritu monacal respecto de la “simbólica” demolición del marxismo expresada, si ayer en la psíquica, ahora en la derrota biológica definitiva del guerrero argelino. Sin embargo, intentamos mostrar en esta breve reseña de su pensamiento que fue el mismo Althusser quien como ningún otro teórico de origen marxista inició con profundidad y rigor un proceso de estampida teórica sin concesiones. En este sentido se nos permite insistir en que Althusser no se encontró con la “crisis teórica del marxismo”, ciertamente la construyó. No será entonces la propia criatura que guillotine su pensamiento. Por el contrario, el haber provocado- en lo que le fue dado hacer- la debacle teórica del marxismo, y la plena conciencia del camino sin retorno que emprendía, explican, en lo poco que le toca y si cupiera, la pesada angustia que al final logra conmoverlo. Ya el 3 de diciembre de 1978 había escrito a su amigo, el filósofo cristiano Jean Guitton: “Mi universo de pensamiento ha sido abolido. No puedo pensar más. En lenguaje “de monaguillo”, rece por mí”. Althusser se devoraba a si mismo, por cuestiones ciertamente insondables pero bien distintas al simbólico “agotamiento del marxismo como proveedor de recetas”, cosa que cuestionó muchísimo antes de que la mayoría siquiera lo sospechara. Althusser, entonces, se sabe él mismo uno de los padres de la “crisis teórica del marxismo”, y en el “campo de batalla filosófico” (como solía llamar al Kampfplatz de Kant ) resultó un “matador-muerto”, un “suicida teórico” como lo llamó Tomas Abraham, y está bien. Nunca una “víctima desprevenida”, un empecinado “cadáver filosófico”. Por último, quedan los textos de Althusser convertidos paradojalmente en la mejor reivindicación de la teoría fundada por Marx. Discípulo a la altura del maestro, este inquebrantable y al fin quebrado filósofo demostró, a los ojos de quienes quieran ver, que el marxismo ha sido capaz de crear/se las condiciones teóricas de su necesaria, irreversible transformación en “otro”. ¿ Conoce el lector muchas teorías comparables?

(*) El episodio personalísimo y dramático al que nos referimos es que el 17 de noviembre de 1980, Althusser estranguló a su esposa Hélene Rytmann. Los médicos del Hospital Santa Ana, donde fue internado, suponen que “ fue por un delirio de amor que se vio arrastrado a matar a quien amaba”: Citas 1-Althusser Louis, El porvenir es largo, Destino, BSAS,1992, pag 253 y ss. 2-Abraham Tomás:“Filósofos argentinos: acerca del profesor N. E. Perdomo” en www.labiblioteca.edu.ar 3-Althusser, Louis Filosofía y Marxismo, S. XXI, México,1998,p.84 4-Foucault, Michel, Conferencia sobre “Humanismo” emitida por France Culture días después de su muerte. 5-Althusser Louis, Filosofía y Marxismo,p.95 6-Althusser Louis, para una crítica de la práctica teórica, S.XXI, Bs. As, 1974 p.95 7-Althusser,Louis Posiciones,Anagrama,Barcelona,1977,p.111 8-Althusser Louis, posiciones, p.78 9-Althusser Louis,Filosofía y cambio social,Metropolitana,Bs.As.,1984,p.40 10-Althusser Louis, Filosofía y Marxismo,p.30 11-Althusser Louis, Ultima entrevista con L´Unita, p.12, 31-X- 90 12-Althusser Louis, Última entrevista con LÚnita. 13-Althusser Louis, Discutir el Estado, Folios, Bs. As. 1983,pp.12-13 14-Cerdeiras Raúl J., Subvertir la política, la escuela Porteña, Bs. As. 1990, p.43