8/06/2016

cgt : "aumento de la pobreza, brusca caída del consumo y perspectivas económicas y sociales que ensombrecen aún más el horizonte"




De mal en peor



A ocho meses de la asunción del ingeniero Macri como Presidente de la Nación, el tan mentado “sinceramiento de la economía” se ha reflejado con la peor cara hacia los trabajadores y la gran mayoría de los argentinos: hay aumento de la pobreza, una brusca caída del consumo y perspectivas económicas y sociales que ensombrecen aún más el horizonte.

De poco valen las declaraciones de aliento de los funcionarios apuntando hacia el segundo semestre y que ahora han sido postergadas para algún momento del año que viene…cuando uno está empapado hasta los huesos, importa poco si llueve.

El pedido que hizo el nuevo gobierno a la sociedad para que le “diera tiempo” y poder hacer frente a la “pesada herencia”, tendría que haber sido utilizado para corregir los males que aquejan a los argentinos. Sin embargo, en esta paciente espera del milagroso segundo semestre, sólo ha habido malas noticias.

En casi todas las áreas donde se prometieron medidas para ir resolviendo la complicada situación económico-social del país sólo registramos agravamiento exponencial de los problemas.

La suba de precios al consumidor en el primer semestre ya superó toda la esperada para el año 2016. Faltando todavía otro medio año por delante, no sólo se está lejos de la promesa inicial de bajar la inflación al 25%, sino que las estimaciones más “optimistas” la ubican en el 43/45 %. A ello se suma que los aumentos afectan sobre todo a los rubros básicos de la canasta alimentaria familiar, con subas en el precio que no tienen un asidero mas que el de incrementar el lucro de los formadores de precios

La baja de la producción, iniciada en el último trimestre del año pasado, también se aceleró en estos seis meses, llevándonos ya a una recesión con todas las letras. Los datos por sectores señalan caída en el conjunto de la industria (con mayor impacto en las pymes industriales), haciendo perjuicios en la industria automotriz, en la siderurgia y, especialmente, en la construcción. En este último rubro, la demora en la reactivación de la obra pública se nota en una simple comparación con respecto al año pasado: el consumo de cemento cayó un 23% en el primer trimestre de 2016.

El déficit fiscal, que el actual gobierno señalaba como uno de los peores enemigos, no sólo no se amesetó sino que, por el contrario, aumentó en el orden del 5,2% en los primeros cinco meses. A este panorama se agrega la gran presión tributaria sobre las familias argentinas que consumen poco más de la mitad de un salario en el pago de impuestos y tasas. En este rubro es importante destacar que el Impuestos a las ganancias sobre la cuarta categoría aun aguarda el cumplimiento de la promesa de campaña de ser excluido. Los parches que se han intentado han empeorado la situación de todos los trabajadores afectados y han incluido entre los perjudicados a más empleados. ¿Cuánto más hay que esperar para la sanción de una ley que haga equitativo y justo este Impuesto al Trabajo?

La devaluación y la quita a las retenciones agropecuarias, medidas tomadas para encarar la pérdida de competitividad de las exportaciones, por su efecto inflacionario están socavando esa finalidad, y se acompaña con una apertura de importaciones que genera un efecto inverso perjudicando a la producción nacional. La entrada de bienes de consumo extranjeros creció el 30% por ciento en lo que va del año; en algunos rubros ese aumento es mayor aún (36% en calzado, 72% en tractores).

El impacto del brutal tarifazo de los servicios públicos ocasionó tamaño perjuicio que incorporó más pobres a los ya existentes en el tercio de la población afectada (es decir, más de 13 millones de compatriotas), la mitad de ellos, niños y adolescentes; y que claramente implica una dirección opuesta a la proclamada aspiración de transitar el camino hacia la “pobreza cero”.

No hay centro urbano ni barrio de la Argentina donde no se padezca, de una u otra forma, cierres de comercios, debido a la caída de las ventas, aumentos de los alquileres y el costo de la energía. Sólo en Rosario, superan los 1.500 comercios afectados y son más de 6.000 en la provincia de Buenos Aires. En la Capital Federal, sólo en el rubro gastronómico, se registran 400 cierres de restaurantes, bares y confiterías en lo que va del año.

Es necesario resaltar que la mayor generación de puestos de trabajo tiene lugar en las pymes. Y esta no es una particularidad de nuestro país, sino que es así en la mayor parte del mundo, incluidas las economías más desarrolladas donde estas empresas se desenvuelven en el campo de la industria liviana. Hoy el auténtico discurso industrialista está ausente del vocabulario de nuestros dirigentes políticos el empleo se encuentra con destrucción de puestos de trabajo y falta de inversiones privadas que disparen la generación de nuevas fuentes laborales.

Tanto el sistema previsional como la educación deben ser políticas estratégicas del Estado. Actualmente se pretende de los docentes un desatinado sacerdocio caracterizado por los votos de obediencia a políticas educativas sin consenso, lejos de las realidades de nuestro país que sigue teniendo problemas de financiamiento, salarios bajos e infraestructura deficiente.

Las escuelas técnicas, fundamental herramienta al servicio de los hijos de los trabajadores, están lejos de la centralidad educativa. La educación universitaria pública tiene serios recortes presupuestarios y la seguridad social parece encaminada a sufrir modificaciones que ponen en riesgo su sustentabilidad.

Todos estos datos expresados, nos hablan de un creciente deterioro de la calidad de vida de la mayoría de los argentinos que se resumen en inflación galopante, recesión, aumento del déficit fiscal, incremento del endeudamiento público, aumento de las importaciones, tarifazos impagables, caída del ingreso, pérdida del empleo, crecimiento de la pobreza y problemas en la escolaridad.

No hay que haberse graduado en Harvard o en otra prestigiosa universidad para darse cuenta de que vamos de mal en peor.

Las perspectivas que se avizoran, de no cambiarse el rumbo económico-social son que empeoren las consecuencias y el horizonte social.

Por eso es necesario que, además de superar los gravísimos condicionamientos económicos que hemos enunciado, podamos recuperar en nuestro país el concepto de Pueblo, en el sentido amplio que nos indica la Comunidad Organizada de Juan Domingo Perón. Una Nación no es sólo un Estado eficiente. Ser una Nación significa tener un proyecto político, social y cultural de convivencia y beneficios recíprocos entre todos los actores sociales.

Es hora de cambiar en serio, antes de que sea tarde. Es hora de gestar una “iniciativa popular” liderada por este movimiento obrero y que se conforme por todos los sectores del trabajo y la producción, que proponga, y aporte alternativas en defensa del trabajo argentino; una iniciativa socio-económica, no electoralista, que tenga por eje vertebral al mundo del trabajo con sus necesidades y problemas.

En razón de esto, el Plenario de Secretarios Generales resuelve:

Trabajar decididamente hacia la unidad del Movimiento Obrero Argentino como la más importante herramienta para fortalecer la defensa de los intereses nacionales. Redoblar el compromiso de gestar el ámbito propicio para que esa unidad se vea definitivamente plasmada en el Congreso Normalizador de la CGT a celebrarse el 22 de agosto, fecha en el que se conmemora el histórico renunciamiento de la compañera Eva Perón.

Proponer al futuro Consejo Directivo Nacional un trabajo profundo sobre las representaciones del interior del país que conlleve, no solo la normalización de las delegaciones Regionales, sino también el análisis de las situaciones que en cada región acontezcan con el firme propósito de evaluar junto a sus dirigentes los planteos a presentar.

Facultar y delegar a la conducción surgida del Congreso la elaboración de un programa con las principales problemáticas que aquejan al mundo del trabajo y convocar a las acciones gremiales que correspondan en reclamo de las soluciones que requiere la mayoría del pueblo argentino.

Buenos Aires, 5 de agosto de 2016


Cristina: "Ojo porque la mano viene para bastones muy largos"

Charla en la UBA.
La ex presidenta participó en la Facultad de Filosofía y Letras de un acto a 50 años de la Noche de los bastones largos.

3 comentarios:

oti dijo...

Fijate esta frase inocente del documento de los muchachos de la CGT: "En casi todas las áreas donde se prometieron medidas para ir resolviendo la complicada situación económico-social del país sólo registramos agravamiento exponencial de los problemas". Luego pasan al análisis de cada una de esas áreas.

Creo que, una vez más, se revela, por el entre líneas o implícito que hay en dicha frase, la incomprensión estratégica que padecen los compañeros sindicales.

Si estoy planteando esto es porque me parece que esos compañeros tienen que saber en qué se equivocan y por qué, teniendo en cuenta que ellos tienen que desempeñar un papel muy importante en el actual proceso político y social.

Posiblemente aquí resida la excesiva condescendencia (como contrapartida de la excesiva inflexibilidad que demostraron, unos en forma más elocuente que otros, en la última parte del gobierno de Cristina) que muchos de ellos con anterioridad le proporcionaron a varios dirigentes en su calidad de candidatos del espacio político actualmente gobernante y, posteriormente, a varios también pero, ahora, en su calidad de funcionarios del actual gobierno.

Creo que el problema a que me refiero reside en que los dirigentes sindicales tienen mucha dificultad en comprender lo que es una estrategia integral de gobierno y manejo del Estado.

Ellos creen, sean concientes o no, que los problemas en una sociedad se atacan por partes, por áreas: las tarifas, los impuestos al trabajo, la producción, el comercio, etc., etc. Creen que no se necesita tener una idea integral de modelo o proyecto social. Piensan que, cualquiera sea éste, le tiene que dar un lugar importante al mundo del trabajo.

Y aquí es donde yerran porque siempre van a estar lidiando con un modelo o idea de gobierno, sea a favor o en contra de sus intereses.

Los muchachos creen que se tienen que hacer opositores y endurecer su posición respecto al gobierno porque en muchas de las distintas áreas están empeorando los problemas, no porque la idea integral de gobierno sea “el problema”.

Continúo en el siguiente comentario.

oti dijo...

Termino con el comentario anterior.

Bien pudiera suceder en un futuro próximo que en algunos de esos sectores problemáticos que mencionaron en el documento mejore la situación o se haga menos problemático.

Por ej., hipotéticamente hablando, pudiera suceder que el salario real aumente y que la desocupación sea 14% en lugar de 7%. Pudiera suceder que las exportaciones aumenten e ingresen más dólares comerciales y que el endeudamiento y la fuga de capitales se acreciente junto con el pago de los intereses de esa deuda. Pudiera suceder que la obra pública en algún momento se reactive, por lo menos algo, y que muchas empresas industriales pequeñas y medianas tengan que cerrar.

Pudieran suceder muchas cosas con su cara y la contracara (como tienen casi todas las cosas de la vida), pero eso no nos autoriza a no distinguir una moneda verdadera de una falsa. Sí, las caras y contracaras pueden ser las mismas, pero la moneda no.

Este es un déficit histórico de la (de)formación intelectual de muchos dirigentes sindicales, lo que, quizás, se deba a un defecto profesional.

Los dirigentes sindicales o la burocracia sindical (dicho esto sin ninguna connotación negativa, es meramente descriptivo) son los que más deben comprender (por la posición que tienen en la sociedad) que el destino de una colectividad no lo determina lo que ocurre en sus partes sino lo que ocurre en la idea del proceso global que gobierna y de la que las partes dependen.

Nunca será demasiado insistirle a los muchachos sindicalistas que la lucha por el cumplimiento de las expectativas y aspiraciones de la clase a la que deben representar tienen muchas más chances de realizarse en el marco de la idea y práctica de un modelo social congruente con ellas que con uno que no es congruente.

Si tienen claro eso, entonces serán mucho más eficaces en discernir los momentos en que hay que priorizar el defender y no perder lo conseguido de los que hay que animarse y arriesgarse a ir por más.

Porque, si no se discierne eso, se termina confrontando cuando hay que aguantar y sostener y sosteniendo y aguantando cuando hay que confrontar.

Ya tuvimos diversas experiencias de esto de los ´60 hasta los ´90. No hace falta volver a repetir la historia, más vale aprender de ella y ahorrarnos tiempo y problemas.

claudio Maxl dijo...

'La baja de la producción, iniciada en el último trimestre del año pasado'. No es verdad, segun el INDEC Todesca el ultimo trimestre 2015 cerro con crecimiento 2% PBI. Cristina les dejo un pais en crecimiento, inflacion a la baja y cuasi pleno empleo: 5,4 puntos.