6/13/2016

rio cuarto, apuntes : ni poco ni demasiado



Después de 12 años la UCR pierde la intendencia de RIO IV , la segunda en importancia provincial. De las seis grandes ciudades de Córdoba , ya 4 intendencias están en manos del PJ al igual que la gobernación. Signo de los tiempos, el partido que dominó los destinos de la provincia mediterránea está hoy en el momento de mayor declive de su historia en un distrito emblema.

La Alianza Cambiemos profundizó esa caída y tras los 42 puntos de octubre - primera vuelta-  cayó 14 puntos , y cayó esta enormidad apenas 7 meses después.

La nacionalización de la elección es sin duda la causa central de la derrota, nacionalización que quisieron evitar tanto De La Sota, como Schiaretti y el electo intendente, pero que Cambiemos decidió impulsar de manera intensa en particular en las últimas semanas con profusa presencia de publicidad y desmebarco de ministros y funcionarios nacionales con las sonrisas y promesas de ocasión.

Perdió de manera contundente entonces Mauricio Macri, y lo hizo en un distrito que le ofreció el mayor caudal electoral de una provincia que le fue extremadamente favorable, en octubre y noviembre de 2015, además.

Perdió Macri y lo hizo porque al nacionalizarce la elección municipal , quedo visible que su gobierno ceocrático es un desastre , lo que  el departamento de Estudios Políticos Latinoamericanos y de Indias de Harvard define como " un mamarracho impresentable" . La derrota de Cambiemos es muy sencilla de explicar. Claro que en su derrota Macri arrastró a la UCR y le arrebató la segunda intendencia provincial, lo que seguramente será menos sencillo de argumentar al interior de la fuerza.

Precio de integrar una alianza cuya gestión ha desplegado a nivel nacional, provincial y municipal y en solo en seis meses, el mayor nivel de daño social que ningún gobierno democrático desde el año 1983.

Pero qué ganó? Lo sostuvieron claramente en sus discursos post triunfo tanto De la Sota como - con más intensidad - Schiaretti : No hubo nada nacional en juego y deslindaron la figura del Presidente Macri de toda responsabilidad en la derrota , aunque apuntaron a los Ministros Aranguren y Marcos Peña - autor intelectual de la ofensiva nacionalizadora responsable de este spot de Mau - como los grandes perdedores de la noche en El Imperio.



Por otra parte , la presencia de Martín Gil , el actual intendente de Villa María - e integrante en segundo término de la lista del FPV en la legislativas del año 2013-  en el escenario del triunfo, y su incorporación a la saga de intendentes propios según el señalamiento del Gobernador , muestra hasta donde hoy, junio de 2016, Unión por Córdoba admite el componente peronista K a nivel provincial.

Ni poco ni demasiado.

Relacionadas

1 comentario:

daniel andrada dijo...

En su férrea oposición a Cristina, lo que llevo a Córdoba a aceptar que su tradicional partido radical apoye a Macri, encuentran, De la Sota y Schiaretti, formas de justificar sus actos. La culpa de perder esa intendencia la tiene Peña o cualquier muñeco al que se le pueda clavar alfileres. Es como cuando se culpaba al jefe de gabinete por cuestiones que venían molestando y que lograron que hoy nos gobierne esta tropa. En un equipo la pelota hay que dársela al mejor que tenés, si a tu saguero izquierdo, un fijador de delanteros rivales, pero un tronco, tiene berretines de diez, no se la podes dar, pirque no le haces más un gol ni al arco iris. Ese es De la Sota, un cuatro. Comparar Córdoba, con un millón y pico de personas con Buenos Aires y el conurbano, con 17 millones es un error. Cuantas macanas hubo y se su estimaron para tener que aguantar hoy está mugre. Y si bien Cristina es la ilusión de reparación está el gravisimo problema de que todas las taradeces que nos trajeron a esta realidad vuelvan bendecidas. Parecería que alguien se dio cuenta del agotamiento del modelo y dejó que esto pasara, como con los chicos, deja que se golpee sino no aprende. Ya no somos chicos, es hora de proceder con más responsabilidad, arreglar las cuestiones que enojan porque están mal, mostrar de una vez y por todas que lo popular, que el estado EBK es simplemente la manera más suave de encaminarse a un futuro más ecuánime. Córdoba da una muy pequeña muestra del rechazo que genera Macri. Ni Peña, ni nada. Macri perdió y De la Sota y Schiaretti lo apoyaron en diciembre. Esto es que ellos perdieron también.